Facebook Twitter Google +1     Admin

Un niño siempre está creciendo en mi corazón

20070611174903-juanita.jpg

Por Mercedes CARO NODARSE

   Les confieso que envidio a esta mujer. Su entereza, su equilibrio emocional, su sencillez, que no excluye la hondura de la tierna palabra. Yo les aseguro, que me hubiera derrumbado cual castillo de naipes. Pero ella no. Ella ha sabido compensar la enorme pena con el arte, con hacer y cantar música para niños.  
  Juana Rodríguez Maya es una joven de sólo 33 años que decidió calzar las botas de la imaginación y dejar pequeñas las más empinadas cumbres del Macizo de Guamuhaya.
  Y se volvió hierba y capullo para dejarse pastar por los sueños y no dejar que el dolor mellara su corazón.
  Su mayor riqueza, dice, está en el sol del alma, ésa que pone en cada canción o actividad infantil que realiza en la comunidad.
  "Yo tengo a un niño siempre creciendo en mi corazón. Si no fuera por todas esas cosas que realizo para ellos... Imagínate..., con la situación que tengo con mi pequeño Adrián Felipe*... Esto es lo que me ha servido para seguir adelante, lo que me impulsa, me da aliento.  
  "A él le gusta que yo cante, baile, haga cuentos. Incluso, juntos interpretamos El camión de plátanos, pero le da pena hacerlo en público. Disfruta mucho en las actividades y eso me reconforta, al igual que los aplausos que me da, las espontáneas risas que me envía desde cualquier rincón, porque es el pago al esfuerzo".  
  A Juanita, como la conocen todos en el Consejo Popular La Sierrita, la humildad le acompaña siempre, la trae consigo con la misma naturaleza conque irradia una sonrisa para el travieso Adrián.
  "Me nace desde el fondo de mi alma la necesidad de comunicarme con los chicos, trabajar para ellos. Desde que era estudiante en la Primaria leía los comunicados, recitaba, bailaba, cantaba... Por eso hoy hago de todo.  
  "Empecé a laborar en el Campamento Provincial de Pioneros Ismaelillo, en 1994, como guía profesional para las actividades con niños, lo cual me sirvió de escuela. Tengo que reconocer a mis compañeros de entonces y ahora, Bienvenido Toledo, Alberto Rodríguez, Nancy Díaz, José A. González, Justo Luis Martínez, que me disciplinaron, ayudaron y facilitaron los medios y recursos para el desarrollo eficiente de las actividades. Todavía hoy puedo contar con ellos, con la Organización de Pioneros y la UJC de Cumanayagua".  
  Y es que esta muchacha, oriunda de San Juan -un poblado ubicado en el Circuito Sur rumbo a Trinidad-, pero que la vida convirtió en hija adoptiva de La Sierrita hace ya 20 años, es la jefa del Grupo de Recreación del Consejo Popular, el cual agrupa a nueve asentamientos poblacionales, de ellos seis del Plan Turquino: Cafetal, San Blas, Monforte, San José, Río Chiquito y Vegas del Café; y tres de la premontaña: Gavilán, La Legua y La Sierrita.  
  "Cuando en el 2001 operaron al niño de un adenocarcinoma evolutivo me incorporé como promotora cultural en San Blas. Allí estuve hasta el 2003 en que nace Adrianis Susana, que ya cumplió dos años, por lo que me traslado hacia acá.
  “Un día llegan con la noticia de que teniendo en cuenta los resultados positivos del trabajo realizado hasta ese momento me promovían para el cargo actual, o sea, el de jefe del Grupo de Recreación.  
  "Acá hemos logrado que cada asentamiento tenga un promotor cultural y un instructor del INDER, a los que les exigimos un plan de actividades con no menos de catorce eventos. Es importante divulgar que se incluyen dentro de esas acciones talleres de artesanía, plástica, festivales de canto y décima, entre otras.  
  "Hoy contamos con un grupo de música tradicional, Rumores del Turquino, que tiene ocho integrantes, los cuales realizan un maravilloso trabajo con niños y desarrollamos en toda la zona el Festival Nacional Cumanayagua Montaña y   Son, único de su tipo en el país, con la participación de músicos y agrupaciones del patio.  
  "No existe una fecha histórica o acontecimiento cultural relevante que no festejemos. Recientemente celebramos en la plaza el 45 aniversario de la captura del bandido Barba Roja. La misma fue promovida por el proyecto de Plantas Medicinales de El Gallego Otero, serenatas por el 4 de Abril, 23 de Agosto, 28 de Septiembre, saludamos las jornadas de Girón, Camilo-Che, es decir, siempre andamos en la búsqueda de hacer más y más cosas para la población que vive y trabaja en las montañas.  
  "Existe una estrecha relación con todos los factores de la comunidad con vistas al desarrollo cultural del Consejo. Claro, que todo esto es posible por la insustituible colaboración que nos brinda la Dirección Municipal de Cultura, en Cumanayagua.
  "Quiero resaltar que en las actividades con los niños he tenido la suerte de recibir el concurso de la propia Miriam Yanet, presidenta nacional de la OPJM (Organización de Pioneros José Martí) y de la directora del Palacio de los Pioneros de la localidad. Las relaciones con esta organización son insuperables; los contactos me han valido, incluso, para que me envíen casetes de música infantil, porque eso sí, en esas fiestas las canciones tienen que ser para niños, no las concibo de otra manera".  
  La infancia parece que aún anida en su rostro, que bien descubre a una mujer que ama lo que hace, lo disfruta y vive con intensidad y quien no puede dejar pasar por alto la contribución de sus padres, amigos, vecinos, de las organizaciones de masas y los organismos del municipio, que le ha permitido llevar adelante su propio proyecto comunitario “Del monte soy”, que no es más que una mezcla de varias  artísticas.    Y dejamos a Juanita mirando una y otra vez el verde que viste a las cumbres escambradeñas y pensando en alguna acción cultural para hacerle la vida más grata a los hombres y mujeres de estos parajes del lomerío cienfueguero.  
  "Aún me quedan insatisfacciones porque a veces fallan, por una u otra razón de peso, las actividades y no siempre tenemos la asistencia deseada, pero estoy contenta y pienso que el futuro artístico de la montaña y premontaña se enrumba por buenos caminos. De eso estoy segura".

 *  Adrián Felipe Núñez Rodríguez pertenece al proyecto Sembrando esperanza, el cual auspicia el Palacio de la Salud de Cienfuegos en colaboración con la UNICEF. Agrupa a los 63 niños que en la provincia padecen de enfermedades oncohematológicas, con el propósito de sensibilizar a la comunidad en la lucha contra el cáncer  y llama a unir corazones, invadir el alma de emociones para ayudar a las familias y aquejadas.  

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





...

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris