Facebook Twitter Google +1     Admin

Paseo del Prado:Orla de Perla guarnecida

20100310204422-20050515ad005.jpg

La calle busca el mar y asciende las nubes. Testigo de un quehacer citadino de opulencias, la franja se percibe como un todo único y trasluce la distinción de una ciudad insigne.
Hoy, el Prado más largo del país, ayer, un sendero longitudinal que unía la Península de La Majagua a los terrenos de la otrora Fernandina de Jagua y desde siempre el eje vial más importante, jerarca en la trama urbana de la Perla del Sur.
Un halago al gobernador Francisco Dionisio Vives motivó la primera denominación. Al apelativo de Paseo de Vives sucedieron el de Paseo de la Independencia y Paseo de la Reina Isabel II y fue a partir de 1913 que se llamó Paseo del Prado.
El extenso acceso peatonal fue creciendo con secciones divididas para el paso vehicular, hasta ocupar doce cuadras, símbolos del halo señorial de esta ciudad del centro sur de Cuba, Patrimonio de la Humanidad.
En sus 256 inmuebles se aprecia la diversidad funcional de una urbe dinámica y el 78 por ciento de estas viviendas pertenecen al siglo XX, de mayor quehacer constructivo, con predominio absoluto de portales, soportes de columnas, frisos, pretiles, celosías, lucetas de opalina, balaústres y recuadros.
El Paseo del Prado, o calle 37, como se le dice desde 1960 es escenario de la vida cultural y exponente de la tipicidad arquitectónica de Cienfuegos, en él se encuentran el antiguo Liceo, hoy Biblioteca Provincial y el Obispado, así como el añejado Edificio de los Leones.
Ocho monumentos perpetúan la memoria histórica de la Ciudad del mar en este corredor, cuyos trabajos de conservación, iniciados hace dos décadas, por Empresa Municipal Inversionista de la Vivienda, y los Servicios Comunales para las vías posibilitaron la declaración de la ciudad Patrimonio de la Humanidad.
Hoy 18 de abril, fecha escogida por la UNESCO para celebrar el Día Internacional de los Monumentos se le otorga al Paseo del Prado el Premio de Conservación, en la quinta edición del certamen, otro paso en su consolidación como sello distintivo de la ciudad.

LABOR LLEVADA A CABO PARA SU CONSERVACIÓN

El Paseo del Prado, de aproximadamente 2 Km de extensión se comporta como la columna vertebral de la ciudad, con su paseo peatonal al centro y bordeado por dos vías vehiculares, constituye el centro de la ciudad por excelencia, permite el acceso al Centro Histórico y se prolonga hacia el malecón que rodea parte de la bahía, con más de 900 metros, pivote urbano entre su zona tradicional y Punta Gorda, área residencial donde están presentes, valiosos ejemplos de la arquitectura racionalista e hitos del eclecticismo cienfueguero, enmarcados por un mundo de vegetación y su inmensa bahía; espacio altamente cualificado por su mobiliario urbano y tratamiento del área verde.
Su perfecto trazado, se ve cualificado por los monumentales edificios símbolos, con portales y columnares clásicos que lo envuelven, consolidándose a través de 186 años como la muestra palpable de la cultura material heredada, convirtiéndose por derecho propio en símbolo identitario del pueblo cienfueguero.
Por todo lo que representa el Paseo del Prado, se ha definido la política de su preservación anual, con un carácter priorizado, sistemático y de excelencia, sello cimero del amor por la ciudad y su historia.
La historia de la ciudad nos habla de las diferentes intervenciones que ha enfrentado este excepcional espacio público, llegando a la realizada en 1960 que definió la imagen -en lo fundamental- que hemos heredado.
Después de 1961 fue motivo de atención para preservar los valores del Paseo y de las edificaciones del entorno; en 1987 y con motivo de la celebración del XXX Aniversario de la sublevación del 5 de Septiembre de 1957 se lleva a cabo la restauración integral del Paseo del Prado bajo la asesoría técnica del Equipo de Monumentos, donde se logra devolver el esplendor del mismo, nuevas áreas verdes con su arbolado; mantenimiento y restitución de pavimentos y de mobiliario urbano. También en este mismo año se rescataron inmuebles de valor y otros con altos valores patrimoniales fueron conservados, entregándose a la ciudad un espacio cualificado y lleno de vitalidad.

 A partir de esta fecha anualmente se le ha dado atención a cada componente del Paseo y su entorno, incrementando su esplendor. En 1991 para el 172 Aniversario de la Fundación de la Ciudad, se interviene nuevamente, en esta ocasión se restauran todas los Monumentos Conmemorativos, farolas, áreas verdes y mobiliario urbano, así como la restauración en extensión del entorno que incluyó trabajos de albañilería, carpintería, rescate de molduras, balaustres y celosías, eliminación de vegetación parásita, iluminación, impermeabilización de cubiertas, se logró el rescate del tratamiento pictórico original que caracterizó a cada inmueble a todo lo largo de los 600 metros que protegen al Paseo, realizándose una investigación documental y de campo de la gama de colores empleados y su nueva aplicación, esta acción fue como devolverle al Paseo y a la ciudad la imagen que había hecho trascender y que le pertenecía por derecho propio, estrategia que sirvió de directriz al rescate posterior del resto del Centro Histórico.
Durante cada año del siglo XX, fue motivo de atención y de una conservación sistemática que permitió preservar esta bella imagen.
El conservar esta columna vertebral de este asentamiento, que apoyada por sus valores ambientales y sus inmuebles de valor constructivo y tipológico al contar con un portal público corrido en toda su extensión que representa una verdadera galería techada que desde el punto de vista urbanístico refuerza su carácter como área de intercambio social por excelencia y elemento distribuidor del tránsito vial y peatonal de la ciudad, se ha convertido en un compromiso de cada habitante de esta ciudad, del gobierno del territorio y del país. Su ubicación estratégica dentro del Centro Histórico Urbano declarado Monumento Nacional en 1995 por Resolución No. 122, de la Comisión Nacional de Monumentos, siendo la única ciudad cubana fundada en el siglo XIX, que ostenta esa categoría; además declarado por Decisión 29 COM 8B.53. del 15 de julio del 2005, Patrimonio Cultural de la Humanidad, lo convierten en un reto para el pueblo cienfueguero y en una labor diaria de atención, preservación, conservación y un reto para cuidar y enriquecer aún más este inmenso y promisorio legado histórico que nos pertenece a todo el universo.

Comentarios » Ir a formulario

evasalsur

gravatar.comAutor: Eric

Espero todos los cubanos errantes por todo el mundo puedan volver a nuestra bella y sufrida tierra sin "gobiernos" presentes en discurso.

Fecha: 17/09/2007 23:05.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





...

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris