Facebook Twitter Google +1     Admin

Una jefa contrarrevolucionaria aliada a un fanático de las armas

20080523183424-10b-1-.jpg

  Los contrarrevolucionarios que en Cuba pretenden subvertir el orden interno, porque así cumplen con el mandato del gobierno de Estados Unidos, suelen celebrar cada 20 de mayo como el Día de la Independencia, aunque, ciertamente, en esa fecha se estableció la República neocolonial.

  También prefieren ignorar el papel del presidente que tomó posesión el 20 de mayo de 1902. Fue un día infausto, porque Tomás Estrada Palma contaba con el visto bueno de las autoridades norteamericanas como posible freno a la ascendencia de las fuerzas verdaderamente independentistas.

  Tal y como coinciden con el gobierno estadounidense en la evocación afectiva de la instauración de la República mediatizada, los apátridas locales también consideran, como sus patronos en Washington y Miami, que el dinero es la fuerza capaz de mover todos los resortes en la vida y que por obtener porciones de un botín deben establecerse complicidades hasta con el demonio.

  Así debe pensar Marta Beatriz Roque Cabello, una de las más connotadas contrarrevolucionarias actuantes en Cuba al servicio de la Sección de Intereses de Estados Unidos.

  Roque Cabello ha sido descrita clementemente por la prensa occidental como una opositora pacífica, altruista, que responde sólo a sus convicciones personales.

  Pero revelaciones de prensa en Cuba pusieron al desnudo el contubernio de la jefa contrarrevolucionaria con un connotado terrorista residente en Miami, Santiago Álvarez Fernández Magriñat, reclutado por la CIA en los años sesenta.

  El estrecho asociado de Roque Cabello participó en los planes para atentar contra el presidente Fidel Castro durante su visita a Panamá en el año dos mil, acción abortada por los órganos de la seguridad cubana y que hubiera provocado decenas de muertos en caso de concretarse.

  Fernández Magriñat preparó, financió e introdujo un grupo de terroristas por la central provincia cubana de Villa Clara con el objetivo de sabotear instalaciones turísticas.

La televisión cubana ofreció pruebas de la relación amistosa entre Roque Cabello y los secuaces de Fernández Magriñat, quien, como se evidenció, ayuda al financiamiento de grupos de mercenarios en Cuba.

  De todos es conocido que Fernández Magriñat está preso en Miami porque en su poder fue encontrado un alijo de armas y además ayudó a la introducción subrepticia en la Florida del asesino Luis Posada Carriles.

  Ninguno de los dos malhechores ha sido encausado como terrorista por las autoridades estadounidenses, pero es innegable el apego de ambos a los métodos violentos.

  Y con un individuo de esa catadura y con sus colaboradores mantiene vínculos amistosos la supuesta infatigable dama cuyo único pecado es luchar por la vigencia de los derechos humanos en Cuba.

  Tal y como se puso de manifiesto con pruebas fehacientes, Marta Beatriz Roque Cabello se codea y recibe salarios de criminales y terroristas.

  La estirpe bienhechora endilgada gratuitamente por la prensa occidental a Roque Cabello ha rodado por los suelos. (Por Roberto Morejón. Fuente: RHC)

23/05/2008 11:34. Mercedes Caro #. Noticias

Comentarios » Ir a formulario

evasalsur

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





...

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris