Facebook Twitter Google +1     Admin

Diademas para flautistas

20080815180053-otraflauta.jpg

  Para quienes vivimos en Cienfuegos, ciudad con una identidad musical, conocer a la Orquesta de Flautas Diademas es una cita ineludible con la antiquísima música de cámara. De sus 16 instrumentos escapa el sonido de la juventud, la contemporaneidad y lo clásico.

  Herederas de una tradición artística de profunda raigambre, las muchachas de la agrupación insisten en preservar la cultura cienfueguera, de ahí que tengan entre su repertorio un popurrí dedicado al Benny. Aun cuando su modo de proyectarse es bien peculiar, recuerdan el virtuosismo con que el legendario Efraín Loyola, años atrás, encantaba a su público con el sólo hecho de intercambiar aire con su flauta.

  “Cuando llegué a la Escuela de Arte Benny Moré, de Cienfuegos, a realizar mi servicio social recién comenzaba la matricula de flauta y yo que soy preocupada por la música de cámara me di a la tarea de crear una agrupación donde estuvieran todas las alumnas juntas”, afirma Bronia Mejías Palo, directora de “Diademas”.

  “Así empezamos por un trío, después un cuarteto, hasta incorporar las 16 integrantes que conforman hoy el colectivo. Nos presentamos por primera vez, en un Festival de Cámara de Instrumentos de Viento, en La Habana. Y la orquesta causó mucha sensación, porque es atípica en el mundo entero, pues sólo se forma ocasionalmente y luego se desintegra. Aunque no desaparece del todo, capta nuevos miembros. Es muy difícil mantener tantas flautistas juntas”, asegura Bronia.

  “Hay que vivir para este instrumento, y se necesita aptitud. Además de algunas condiciones como poseer las extremidades largas, buen oído y los dedos de una talla apropiada para tocar la flauta; aunque vale de mucho el empeño que cada cuál le pone a la profesión. Cuando yo entré conocía el instrumento por referencia de otros alumnos. Después me propuse tocarlo. Tiene un sonido que es dulce, transparente, delicado. Junto a la orquesta aprendí a empastar y a trabajar en equipo”, sentencia la alumna Adriana Rodríguez Laos, quién desde edades tempranas es miembro del grupo.

  Las integrantes de “Diademas” además de convivir con las experiencias de la escuela, donde la mayoría de las alumnas están becadas, encuentran en esa experiencia un modo de crecer artísticamente. Al decir de algunas, la dedicación es un factor indispensable para lograr una buena sonoridad entre todas. Por eso, los ensayos continuos constituyen el proyecto diario de cada una de ellas.

 

TRÍADA DE OBSTÁCULOS

 

  Más allá de los empeños, el hecho de tener como sede a una provincia  motiva que en determinados momentos se vean privadas estas muchachas de participar en eventos o festivales de carácter nacional. “El fatalismo geográfico atenta contra cualquier movimiento artístico, a nosotras nos ha costado que alguien como José Luis Cortés diga en la televisión, y recientemente lo reafirmó al Diario Juventud Rebelde, que la Camerata Cortés es la primera de su tipo en el país. Cuando existen pruebas que indican y él mismo las conoce, que la Orquesta de Flautas Diademas de Cienfuegos surgió en el 2001, cinco años antes que la Cortés, comenta la directora.

  “Sobre el tema hemos conversado varias veces con el Instituto Nacional de la Música y las respuestas siempre giran en el orden de las disculpas. Hace años que dicha institución nos reconoció como profesionales, no obstante el apoyo es casi nulo. Es difícil hacer arte lejos de la capital.

  “Como ya te dije tocamos con flautas solamente, así que dependemos ciento por ciento de la calidad de ese instrumento. Las que tenemos para la orquesta son las mismas de la escuela, las cuales llevan más de 10 ó 20 años de explotación.  Imagínate el mal estado en que se encuentran. Lo mismo sucede con el transporte y otros insumos necesarios para tocar fuera de la ciudad”, asegura.

  Estas limitantes no sólo frenan el desarrollo artístico de una agrupación a todas luces bien diseñada y con experiencia, sino las aspiraciones de las alumnas que apuestan por mantener viva la música de cámara. Tanto las instancias de cultura, como el Instituto Nacional de la Música debieran proponerse un mayor apoyo a las orquestas que surgen fuera de la capital. Así el fatalismo geográfico no sería un agujero en la cultura cubana.

 

 UN FUTURO IRREVERSIBLE

 

  A pesar de las vicisitudes estas 16 flautistas conforman una familia que al decir de ellas ya tiene una historia“Espero mucho de la orquesta Diademas. Merece el reconocimiento de todos porque el trabajo con niños es difícil.  A nosotros nos  ha costado muchos esfuerzos continuar con la agrupación. Pero al final somos una familia y nada ocasional.  Cuando estamos en el escenario te das cuenta que la magia de la flauta no sólo llega a ti, sino que contagia a muchos más. Significa agradecimiento”, manifiesta Laura María Mardal Bermúdez, integrante de Diademas.

  Entre las presentaciones más recientes está la del Festival Concurso de Música de Cámara, que auspició el Conservatorio Amadeo Roldán. También han realizado presentaciones en diferentes instalaciones culturales de la provincia.

  “Cienfuegos tiene muchas aristas por explotar y está en pleno desarrollo. Nosotros mantendremos la orquesta, pero sin dudas las alumnas son las inspiradoras del proyecto. Ellas tienen muchas iniciativas y siempre traen alguna idea nueva. De ese entusiasmo por tocar, a veces para nosotras mismas, vive Diademas”, confiesa la directora de la orquesta.

 

 

 

 

 

 

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Lucero

seria interesante que pudieran subir algun video o mandarme alguna pagina en la que pueda ver un video, ahora si que para poder escuchar esta maravillosa orquesta de la que veo tan buenos comentarios. Saludos desde México.

Fecha: 22/11/2009 20:14.


Añadir un comentario



No será mostrado.





...

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris