Facebook Twitter Google +1     Admin

Chef las 24 horas

20100203224934-chinea.jpg

  No solo los poetas tienen el don de la inspiración, esa puede llegarnos de cualquier parte, ante un acto hermoso y noble de la vida; el amor, como lenguaje universal; la justicia al alcance de los ojos; el recuerdo hurgado allá en las honduras del pecho. Quizás no todos tengamos la gracia de desdoblarla en versos cincelados desde el alma o explayarla con entregues de artista, en cualesquiera que sean los medios expresivos con los cuales la Madre Natura nos singulariza y hace únicos e irrepetibles.
  El protagonista de hoy lleva su musa en el corazón y las manos, porque no concibe la vida sin ese espacio para él ganado desde hace ya 27 años: la cocina. Eduardo Chinea Díaz confiesa cómo le resulta imposible vivir sin gorro, pañoleta, delantal y felipina, los atributos propios del chef.
  Díaz, quien se desempeña como presidente de la Asociación Culinaria de Cienfuegos, posee una larga trayectoria entre calderos, cucharones, espumaderas, salsas criollas o catalanas... “La alegría de nuestro pueblo puede apreciarse como un reflejo fiel de su cocina, eso es un ingrediente de amor, energía aportada, de ahí el éxito irrepetible”, dice
  Cuando en 1979 fuera desmovilizado del Servicio Militar, mi interlocutor tenía decidido estudiar para cocinero y así lo hizo, hasta transitar por las distintas categorías, que le llevaron a ocupar los cargos de sub chef y finalmente chef.   Como antecedente familiar había un tío. Ingresa en la Escuela de Hotelería y Turismo y enrumba sus pasos, al graduarse, hacia distintos hoteles de la provincia, como el Jagua, Rancho Luna y Pasacaballos; y la red extrahotelera de la Cadena Islazul, hasta su elección como presidente de la Asociación Culinaria en 1996.
  "Conocer cómo es una cocina por dentro y el sacrifico y abnegación que ello acarrea, ha sido el mayor premio, pues desde afuera se aprecia muy bonito, pero constituye una gran responsabilidad, porque elaboramos alimentos para satisfacer el paladar de otros, y ello resulta una de las tareas más complejas, como diversos los gustos.
  "Lo más emocionante para un cocinero o chef es recibir la gratitud del cliente. Cuando nos llaman a la mesa y nos felicitan, ésa constituye la mayor recompensa”.
  Este recio hombre de amplia sonrisa, voz fuerte y segura, afirma categórico que hasta ahora nadie ha rechazado los platos elaborados por él, y no es por falta de modestia, no por gusto ostenta distintas condecoraciones capaces de avalarlo, tales como las medallas Máster Chef, de Brasil; la Mesa de los Chef y la Placa al Mérito Culinario, ambos de Ecuador; miembro de la Academia Culinaria Francesa, e integrante de honor de la Universidad Carlos Soto (Venezuela), entre otros.
   "Tengo el convencimiento de que cuando uno va a hacer algo debe concebirlo bien, y poner en ello grandes dosis de amor y precisión. He tenido el privilegio de cocinarle al Comandante en Jefe, a quien le ofrecí el cóctel de langostinos, incorporado al libro de recetas típicas locales; también de participar en importantes eventos internacionales y nacionales, así como visitar varios países: Ecuador, Sudáfrica, Brasil, Guatemala, México, Canadá...".
  Sin dudas, azuzado por la celebración en Santiago de Cuba del Primer Festival Culinario Internacional del Caribe, evento al cual asistieron importantes figuras, entre ellas Gissur Gudmundss, presidente de la Asociación Mundial de Chef (WACS), y Gerard Dupont, máximo representante de la asociación francesa, Chinea pudo medir la calidad de la cocina cubana.
  “Nuestra comida es una de las más condimentadas; no posee mucho exceso en cuanto a los picantes y salsas, pero es indiscutible que goza de cualidades muy específicas; eso sí, debemos trabajar en la estilización de los platos típicos, eso nos está faltando. Competimos en el mundo con nuestras sazones y somos reconocidos, a pesar de ser una isla pequeña. ¿Y la cienfueguera? ¡Entre las mejores de Cuba!".
  Al comentar acerca del trabajo de la Asociación, fundada el 26 de enero de 1996, Chinea advierte sobre la necesidad de identificar un restaurante donde oferten los platos distintivos del territorio. Especificó que el potencial culinario de Cienfuegos es de 5 mil 627, de ellos, el 70 por ciento asociado. “En la provincia existen once miembros federativos (condecoración recibida en reconocimiento a los años de experiencia y profesionalidad) y 22 chef, ubicados en hoteles y restaurantes.
  "Contamos con programas de capacitación, tanto teóricos como prácticos, con el fin de recalificarlos. También celebramos dos plenos provinciales al año y encuentros regionales con la participación de colegas de Villa Clara, Sancti Spíritus, Camagüey y Ciego de Ávila".
  Inmersa en una amplia remodelación, la Casa del Chef, antes restaurante 1819, será una de las más hermosas del país, al disponer de nuevas áreas, dulcería, carnicería, lunch y cocina central.
  Con el sano consejo de la eterna inconformidad, el llamado a la creación, dinamismo y responsabilidad constante para evitar la rutina, Eduardo Chinea Díaz, un chef las 24 horas del día, parte raudo a dar un nuevo consejo, pues la salsa no está bien, o faltó éste o anaquel detalle, todo con el interés de hacer más agradable el paladar del cienfueguero.

Comentarios » Ir a formulario

evasalsur

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





...

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris