Facebook Twitter Google +1     Admin

Mujer con alas de mariposa

20100320164012-luisa-acea.jpg

  Son las mariposas irreverentes y gráciles, decenas de ellas dejan “congelados” a los muchachos del barrio, justo cuando más caliente se pone el partido de pelota improvisado en medio del campo. Trazando un vuelo irregular y azaroso, irrumpen en una tranquila calle, para posarse en un charco, una flor del jardín del vecino, o seguir de largo en busca de su propio destino. Ellas son como esos imprescindibles ángeles que le han nacido dentro del pecho de esta gran mujer, que como la magia de los cuentos de hadas o como esta historia de su vida, les pinto en el cristal de sus ojos para que puedan conocerla.
  “Llegué al mundo por manos de comadrona, un 25 de agosto de 1941, en mi propia casa de la calle San Luis, entre Santa Cruz y Santa Elena, en la ciudad de Cienfuegos, y la música me llegó a la edad de cinco años cuando mi madre, optó por regalarme un pianito de patas largas”, dice Luisa Rosario Acea León, mientras tararea la música que la remonta a sus recuerdos durante su feliz infancia, rodea del amor y cariño de sus más queridos seres.
  Luego, cuando cumplió 7 años aprendió los misterios del piano, enseñanza que duró ocho años, pues incluía teoría, solfeo, armonía, historia de la música, pedagogía y repertorio. De entonces a acá nadie puede hablar de la historia de la cultura cienfueguera si no se le menciona, porque Luisa es ante todo una promotora innata.
  Cumanayagua le abrió el sendero de sonrisa y luz, pues allí llegó con sólo 16 años, con cartilla, lápiz, papel y su farol para alfabetizar a los pobladores, para después laborar como maestra en la escuela Raúl Suárez, ubicada en la casa de Ramón Bermúdez, por la calle Mandinga. “Es en ese intercambio con los campesinos cubanos cuando se desenfrenó mi pasión por la guitarra, los instrumentos de música tradicional como las maracas, el güiro y las claves”.
  Sin embargo, es el acordeón su más fiel seguidor. “Es verdad, me acompaña a todas partes. Eulalio Gómez, Lalo, fue quien me descubrió sus misterios, y me enseñó a tocar la mandolina. Quiero que sepas que aprendí mucho en Educación, mis años de labor en ese sector me ayudaron a ser cada vez más organizada, disciplinada.”.
  Quiso la casualidad que el 14 de diciembre de 1964, fecha en que conmemoramos el Día del Trabajador de la Cultura, comenzara su fructífera labor profesional, como especialista de música y artes plásticas, en el Teatro Guiñol, como animadora, acompañante rítmico, en la confección del atrezzo y en varias ocasiones como actriz si era necesario.
  “Comencé a laborar como instructora de música y luego de enseñanza general, desde antes de la década de los 60, porque siempre me gustó formar a los niños y jóvenes. En los años 66-67 trabajé como profesora en la Escuela Provincial para Guías de Pioneros, situada en la carretera de Buena Vista, y colaboré con la formación de los niños del internado Octavio García, hoy convertida en la de Instructores de Arte, donde me desempeño ahora como pianista acompañante en las clases de baile.
  “Después, junto con Noemí Olascoaga, allá por los años 70, creé el coro de niños de 1ro. a 4to. grados en la Biblioteca Provincial, lo cual me valió importantes premios municipales, regionales y provinciales. En 1972 dirigí la Escuela Elemental de Música Manuel Saumell y en 1977 me traslado para el Sectorial Provincial de Cultura, para atender las escuelas de Música y Artes Plásticas, como coordinadora de enseñanza artística”.
  Muchas entidades del sector cultural guardan su impronta. La creación del grupo "Meñique" con los alumnos de preescolar en la escuela primaria Guerrillero Heroico, este grupo luego se llamó "Vocecitas de cristal" y luego "Chicuelos del Mar". Promovió un taller de guitarra, de donde nació "Cuerdas y Voces" y surgen el dúo Estrellita, Tríos y Trovadores. La incansable labor con los adultos mayores o con los niños del barrio, como lo fue la Brigada Artística Dionisio Gil, de Centro Histórico.
  Fue instructora voluntaria en el contingente Juan Marinello y ha recibido innumerables reconocimientos, entre los que destacan las distinciones Raúl Gómez García y 23 de agosto, de la FMC; el Premio Jagua (2000) máxima distinción que otorga el Sectorial Provincial de Cultura 2000; Premio Provincial de Cultura Comunitaria (2000), y Premio del Barrio (2001), otorgado por la Dirección Nacional de los CDR, y más recientemente, el pasado 18 de febrero de 2009, Premio Nacional Olga Alonso, por la obra de la vida, instituido por el Consejo Nacional de Casas de Cultura.
  "Esta vocación me corre por la sangre, es una herencia familiar, mi abuela, mi mamá y yo estábamos muy vinculadas a la cultura. Ahora son mis hijos, Rafael y Arlene, él guitarrista, ella vocalista del grupo Mano Franca; y mi nieta quien se prepara con el fin de ingresar a la Escuela de Instructores de Arte, todos ellos, junto a aquellos que me acompañaron a lo largo de mi vida me hacen muy feliz”.
  Lleva en su alma la música y ese sabor polifacético que la acredita como una gloria de la cultura cienfueguera, sin embargo, la grandeza de su espíritu resalta cuando la vemos entregada, en cuerpo y alma a esos niños que sufren alguna discapacidad.  “Son niños y niñas que olvidamos sin querer, que necesitan ser abrazados, amados, ellos quieren cocinar pasiones y caminar dando algo de comer al viento, algo que susurrar”, dice, mientras canta con ellos. Raulito, Keny, Lily, Yaidelín, Dany, Milaidy, Yamina, Vladimir, Mervin, Minelis, Rodney, Yoandry y Yosdelmis, esperan ansiosos cada martes y viernes. Les renace la vida y la esperanza cuando la ven llegar, halando el carrito en el que porta el acordeón o la organeta.  
  “Cuántas preguntas acuden a la mente humana cuando nos enfrentamos a estas personas. Sin embargo, la faena con ellos reconforta muchísimo, aprecio la oportunidad de intercambio con los padres, brindo apoyo a los que se enfrentan inicialmente al grupo, sobre todo en los aspectos relacionados con la atención y aprendizaje. Trato de dar lo mejor de mí. Trabajo duro, pero sin desanimarme. Eso los ayuda a no pensar, no sufrir, a no perder su identidad”.
  Va Luisa abriendo espacios en el mundo para hacer una vida inédita. Y esboza aquella sonrisa como diciendo "¡soy feliz, por lo que hago!". Ella está siempre bien humorada, llena de una gran paciencia, porque “jamás los cambiaría, aún si pudiera, por otros niños que caminen bien, hablen correctamente y lean. ¿Qué otro niño me conmovería tanto así?".
   No hay una pizca de banalidad ni de discurso hueco cuando habla, una y otra vez, ella se levanta, anda, camina en pos de las cumbres más hermosas: hacer de la cultura el alma y el espíritu de la nación.

20/03/2010 10:40. Mercedes Caro #. Cienfuegueras

Comentarios » Ir a formulario

evasalsur

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





...

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris