Facebook Twitter Google +1     Admin

Melba y Haydeé… haciendo camino

20120725165838-melba-haydee.jpg

  Melba Hernández y Haydeé Santamaría,  eran apenas unas jóvenes de 30 y 33 años respectivamente cuando el Asalto al Cuartel Moncada.
  Estas dos mujeres, las únicas en participar en el asalto, enfrentarían numerosas pruebas. Una vez cumplida su condena  en la cárcel de mujeres de Guanajay realizaron una labor protagónica en la distribución del alegato de Fidel La Historia me Absolverá. Una denuncia de los crímenes de la tiranía bastitana y que luego se convertiría en programa revolucionario.
  Para ellas el futuro no se vislumbraba en el hogar, compartiendo tejidos y recetas de cocina; el alimento cotidiano dependería de la lucha y la victoria.
  La historiadora Gladys Marel en el texto Género historia y sociología.
  Cuba. Siglo XX: mujer y Revolución. Algunos apuntes sobre estudios de casos y familias a partir de la perspectiva de la Nación y la emigración  presenta una cita de Haydeé, en la cual puede apreciarse las expectativas sociales y el cambio que se generó en estas jóvenes cubanas.
  (...) en mí ocurrió una transformación total (...) pensé que para ser mujer, con hijos, con hogar, con un trabajo, con estabilidad sin agonías, era imposible (...) sin una transformación social (..)] para compensar lo que vivía pensaba en la sociedad, en la verdad, en la Patria, que en aquel momento era tanto para nosotros.
   Los hechos históricos en ocasiones guardan pocos secretos y noticias. Con los años nuestro conocimiento crece en detalles, anécdotas y testimonios. Sin embargo los sentimientos y emociones, los peligros y sueños continúan conmoviéndonos.
  ¿Qué pensamientos, profundos embargaron a estas mujeres ante la tortura y el asesinato brutal de seres queridos? ¿Cuántas veces no recordaría el ruido del plomo acribillando mi memoria como Haydeé misma evocara durante una entrevista? ¿Cuán grande fue la esperanza y la voluntad de seguir adelante?, que les permitió trazar un camino y construir sobre las cenizas de un pasado. Como dije en ocasiones los hechos guardan pocos secretos pero la existencia misma de sus protagonistas continuará siendo motivo de homenaje. (Por Lirians Gordillo Piña, revista Mujeres)

Las compañeras…

  Melba Hernández y Haydée Santamaría se conocieron en 1952. Que un instantáneo sentimiento de compañerismo las uniera, y que desde los preparativos del asalto al cuartel Moncada se identificaran con el grupo liderado por Fidel Castro, ha ido adquiriendo a través del tiempo un significado especial.
  Las dos eran por aquella época dos muchachas inexpertas, que no se consideraban capaces de acometer hazañas extraordinarias ni mucho menos, aunque eso sí, en posición vertical contra los desmanes del  régimen de Batista, instaurado en el poder tras el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952.
  Fue en el apartamento de 25 y 0, hogar de Yeyé y Abel en La Habana y centro del esfuerzo combativo que empezaba, donde encontraron la forma de canalizar el potencial acumulado en ellas.
  Las actividades conspirativas fueron tomando cada vez mayor auge. Fidel dirigía y encabezaba el plan, y junto a él, Abel Santamaría, como uno de los mas esforzados por llevarlo adelante.
  La igualdad, la no diferenciación de sexos ante las enormes responsabilidades que se avecinaban -uno de los principios capitales de esta Revolución surgida en el Moncada- echó allí, en el apartamento de los hermanos Santamaría, raíces definitivas.
  Yeyé y Melba no titubearon nunca y en cada ocasión cumplían con rigurosa disciplina, demostrando lo que, personalmente, eran capaces. Fidel, al frente del movimiento liberador y los que en torno a él se aglutinaron, tuvieron hacia las dos mujeres la mayor de las deferencias: la de considerarlas, en todo y para todo, compañeras.
  Enemigos de perjuicios, los jóvenes comandados por Fidel adoptaron el comportamiento preciso para que Melba y Haydée no fueran marginadas en la batalla inmediata ni en la que habría de librarse para construir la nueva sociedad.
  Con aquellos compañeros entrañables, listos para cualquier sacrificio por la patria, irían ellas a donde fuera, hasta las ultimas consecuencias. Y sin muchas preguntas partieron para Santiago de Cuba. Melba y Haydee juntas, en el grupo de apoyo encargado de tomar el Hospital Civil, desde donde se dominaba al regimiento y que encabezaba Abel.
  Tras una lucha intensa, desigual, la muerte gobernándolo todo. Los jenízaros entraron al Hospital Civil. Abel fue torturado salvajemente y asesinado junto a muchos de sus compañeros. Pocos fueron los caídos en combate y muchos los ultimados.
  Pero lo verdaderamente importante, recordaría Yeyé, era la pasión que los llevó al Moncada y que puede llamarse Abel, Boris, Mario o tener cualquier otro nombre, pero siempre en ese momento y en los que van a seguir puede llamarse Cuba. Ellos estarían vivos en Fidel que iba a hacer la Revolución y que iba a devolverle al pueblo de Cuba su destino. (Por Marilys Suárez Moreno)

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





...

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris