Facebook Twitter Google +1     Admin

Una hora de solidaridad mundial por la No violencia

20121210220747-dsc09288.jpg

Por Mercedes CARO NODARSE

    Justo cuando el sol se empeña en ser más fuerte llegó el abrazo de solidaridad entre las mujeres y hombres de Cienfuegos, quienes en franco desafío a los rayos del Astro Rey, gritaron en una sola voz No a la violencia, ya sea contra la mujer, los niños, los pueblos en general. Y es que no podía ser de otra manera.
 Al reclamo de la organización internacional Marcha Mundial de Mujeres (MMM), fundada el 1998, hoy 10 de diciembre, toda Cuba se sumó a la jornada global “24 horas de solidaridad femenina”, en la cual cada país efectuaría, siempre al mediodía y por una hora, según sus husos horarios, el reclamo a la libertad, solidaridad, justicia, paz e igualdad.
  Nuevamente fue el Parque Martí, escenario histórico de los acontecimientos del 5 de Septiembre de 1957, el sitio de congregación y donde confluyeron varias generaciones para exigir una vez el cese de los actos de hostigamiento a la Isla y del bloqueo económico, político y financiero que desde hace más de 50 años imponen los Estados Unidos; la libertad de los cinco cubanos antiterroristas presos en el imperio, y el respeto de los derechos de la Mujer y los niños.
 La MMM constituye un movimiento internacional que aglutina a grupos y organizaciones para trabajar juntos en la eliminación de las causas de la pobreza y la violencia, las formas de desigualdad y discriminación de las mujeres. Por eso las campesinas, abogadas, médicas, estudiantes, trabajadoras, dirigentes juveniles expusieron en el “Martí” sus ideas para alcanzar un mundo de paz en lo que fue, sin dudas, la hora de la solidaridad universal por la No violencia.

10/12/2012 16:09. Mercedes Caro Nodarse #. Noticias

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





...

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris