Facebook Twitter Google +1     Admin

Cementos Cienfuegos SA: Respuesta oportuna a un ¿periodista independiente?

20140322132703-evas.jpg

Por Mercedes Caro Nodarse

Ver infografía y fotos en el blog Guanaroca del Sur

 

  Cuando de desvirtuar la realidad se trata solo un nombre puede manejarse en la Perla del Sur: Alejandro Tur Valladares. No me refiero únicamente a el -y utilizaré sus propias palabras- desfigurado trabajo intitulado Guabairo, el pueblo que respira cemento, el cual “pretende” ser periodístico, y fuera publicado en Cubanet, bajo la firma de quien se autotitula ¿periodista independiente? y con el cual quiso, aunque no logró, responder a Cementos Cienfuegos SA: Argumentos para explicar la vida, con mi firma.

  Valladares insiste en decir que mentí, que fui apologética, pero no puede probarlo, carece de los elementos necesarios, de la información precisa, clara, objetiva, consecuente, verídica. Sin embargo, niega la realidad, el antes y el después, evidentes, palpables, comprobables y muy reales en la mencionada industria de Cienfuegos.

  El susodicho ¿periodista? que tanto reclama la verdad decidió obviar y por conveniencia, los párrafos en los cuales hacía referencia a las mayores insatisfacciones de la población (por supuesto logrados a través de la indagación con los vecinos del lugar, muchos de ellos trabajadores de la entidad cementera).

  “En intercambios con pobladores, incluso algunos trabajadores de la empresa, supimos que en los últimos tiempos ha existido un incremento en el nivel de insatisfacción, a pesar del monitoreo, el cual nunca ha reflejado cifras de contaminación alarmantes, ni medianamente cercanas a una irreverencia al medio. La mayoría de las reclamaciones de la comunidad están fijadas en el polvo que emana del proceso tecnológico, y el levantado continuamente por los equipos de transporte a lo largo del ciertamente muy maltrecho vial que une a las canteras con la industria y atraviesa la zona poblacional, un reclamo realizado en constantes reuniones y encuentros con distintas autoridades y funcionarios; también al ruido procedente de las torres de transferencias durante su trabajo”.

  Y continúa mi reportaje: “Mas no basta… (haciendo alusión a las acciones realizadas por la fábrica) La propia dinámica del trabajo tampoco excluye las causas que originan dichas quejas de la población, sobre todo en aquellas operaciones que por su naturaleza física y tecnológica generan fugas, previstas únicamente en la zona de protección sanitaria. Entre las fuentes de emanación detectaron polvo surgido durante la extracción y traslado del mineral desde las canteras; el proceso de secado de la materia prima, tránsito de otra parte de esos minerales a través de las bandas de transferencia y la manipulación y molienda del combustible sólido”.

  Como comprendo sus carencias intelectuales, me permito aclararle una duda manifiesta en su respuesta: en Guabairo fueron entregadas trece viviendas a las familias más cercanas a las áreas de la empresa; luego llegaron otros a edificarse unas 26 de forma ilegal, sin ninguna licencia ni autorización.

  Cuando refiero y cito: “Es preciso señalar que a raíz de la construcción de esta fábrica fueron erigidas viviendas en otras comunidades y poblados. La gran mayoría de las personas fue a vivir allá; sin embargo dejaron atrás a miembros de sus núcleos familiares habitando los inmuebles, muchos de ellos —por no decir que casi todos— dentro de la franja de protección sanitaria establecida para este tipo de industria, que requiere un radio mínimo de resguardo de mil metros desde el centro de la fuente emisora”, comentó Travieso.

  Lo colocado aquí en negritas, es una clara alerta del peligro real, pues las viviendas están dentro de esa franja y deberían ubicarse fuera, a una distancia de mil metros de la industria; pero evidentemente Tur Valladares lo interpretó al revés, pues desconoce el término y significado de la aseveración. De cierta manera cuando expone en uno de sus pies de fotos: El polvo que desprende la estera afecta a “los hogares que se encuentran a solo diez metros de distancia”, confirma mi planteamiento.

  Ahora bien, sí existe un antes y un después; un lugar donde ahora crecen las plantas y prolifera la fauna es una muestra fehaciente de la recuperación paulatina del medio ambiente, eso no puede negarse. En el antes tal visión era imposible, ni siquiera caminar por las calles de Cementos, hoy limpias. Y lo avalaré con las imágenes que poseo.

  El delegado de la circunscripción, Yusvany Valdés —quien agradeció el trabajo—, fue contactado por mí y sostuvimos una larga conversación, donde nos planteamos la manera de abordar el próximo reportaje. El mío, no el de Valladares, pues como todo el mundo imagina, él no busca ayudar ni paliar posibles daños a la comunidad; por el contrario, su interés es otro, el de desacreditar, mentir, buscar protagonismo, lo cual se explica, porque a mayor descrédito, mejor paga.

 

HABLANDO CON TUR VALLADARES

 

  Le aseguro, sin ningún resentimiento, que reconozco por qué desconoce usted cuáles son las características de la investigación periodística, los pasos a seguir, los trabajos a publicar, en dependencia de la repercusión, solución y otros aspectos que van dilucidándose a partir del primer reportaje publicado. ¡¡¡Nada conoce!!! Usted solo ha transitado por el pre-universitario.

  Me gustaría preguntarle: ¿Sabe usted lo que implica el ejercicio del periodismo, cómo se forman los profesionales, qué atributos y aptitudes deben poseer? Un cursillo en la SINA no lo provee de las herramientas necesarias (aunque sí de dinerito y equipamiento) y mucho menos puede avalarlo como tal.

  La Licenciatura en Periodismo requiere de cinco años de estudios, prácticas, tesis de grado y después, muchísimos diplomados, una constante superación, pues se trata de una profesión en la cual prevalece el servicio público; el hombre que apunta hacia este camino requiere una cierta vocación, es decir, ese fuerte y madrugador llamado que experimenta la persona a transitar en una determinada dirección. Para desarrollar un trabajo idóneo, en esta cada vez más compleja actividad, no basta la vocación. Hay que sumarle aptitudes. El indolente y poco sensible, por mucha vocación que tenga, no tendrá un sendero parejo con el fin de consagrarse periodista. Pero con vocación y aptitudes todavía no se hace un buen profesional de la prensa. Son factores necesarios, pero no son suficientes. A la vocación y a las aptitudes debe agregarse la capacitación, el entrenamiento, el perfeccionamiento y la fidelidad plenas a lo ético, a lo verdadero.

  Usted autonombrado ¿periodista? de una ¿agencia? —de la cual solo usted forma parte— viaja hoy (21 de marzo 2014) rumbo a México para recibir instrucciones de sus empleadores-pagadores y otro cursito para “colgarlo” en el currículum vitae. Valdría la pena preguntarse, ¿es acaso “independiente” su labor o servil a otros?

  Tur, usted dice haber investigado: ¿qué? ¿sobre qué? ¿para qué?

¿dónde están los resultados científicos, objetivos y reales de las susodichas “indagaciones”?. La única persona que ha emitido falsos testimonios es usted. ¿Acaso no son ciertas todas las acciones de la fábrica en cuestión, las investigaciones desarrolladas por científicos e investigadores del CITMA? ¿Cómo se atreve a decir lo contrario si no posee las pruebas? Si alguien no busca las dos partes es usted, solo escribe lo que le conviene y con macabros propósitos.

  Poseo en mis manos las conclusiones de los monitoreos, investigaciones, encuestas, fotos, informes que dan fe de lo redactado acerca de Cementos Cienfuegos SA. Le convido a mostrar los suyos.

  En su intento por maquinar o desvirtuar lo cierto lacera lo mejor del hombre: su ética. Utiliza a uno de sus cuñados Margarito Álvarez Díaz para contarnos una historia en la cual involucra a mi entrevistado Jorge Díaz Travieso, cuando lo cierto fue el sabotaje continuado a la industria por parte de su “defendido”; ¿debían cruzarse de brazos los directivos de la entidad o ponerlo ante la justicia? ¿fue por la contaminación o por dinero? ¡¡¡esto huele muy mal Valladares!!!; el otro hermano de su esposa, Clemente, escribe para ¿su boletín? ¡¡¡más dineritos para la familia, Tur, cómo has aprendido!!!; además, aprovecha al ciudadano Elio Rojas Sabina con el propósito de inventarse un cuentecito, en este caso de atropellos, ¡¡¡ummmm, más para las arcas suyas!!!

  Como le dije, he leído varios de sus ¿artículos? Bueno, aún no he logrado enmarcarlos dentro de un género. Ese que usted ¿practica? es inexacto, falso, colmado de faltas de ortografía, mala utilización de los signos de puntuación, con una deficiente construcción, donde predominan errores de coherencia, claridad, contenido.

  Puedo ofrecerle algunos ejemplos de ellos: en un editorial publicado por usted escribió paciones (lo correcto es pasiones); cayada (de callarse, es así con dos ll); en otro sobre el cementerio de Reina, dice que las tumbas están abnegadas en agua (bueno creo que se refería a sumergidas, inundadas, por lo tanto debió escribir anegadas); acerca de la pesca y en este caso si furtiva (secreta, clandestina, escondida) escribió vallan hacer (lo correcto es vayan –del verbo ir- a hacer), además una red de 50 metros no se utiliza con el propósito de garantizar el alimento diario sino para el comercio; sinfín (en el caso refiere que no tiene final, por lo tanto debió escribir sin fin); invalides (invalidez); esquicito (exquisito); la Salmonella es una gente (guaooooo, ahí sí que apretó, debió copiar mejor de la enciclopedia http://es.wikipedia.org/wiki/Salmonella).

 Desconoce términos legales, disposiciones, causas de enfermedades, por ejemplo la esclerosis múltiple (es una enfermedad consistente en la aparición de lesiones desmielinizantes, neurodegenerativas y crónicas del sistema nervioso central. La causa de la enfermedad es desconocida, pero se sabe que tiene una base autoinmune, es decir, el propio sistema inmune del individuo actuaría por error contra las células productoras de la mielina en el sistema nervioso central -contra los oligodendrocitos-. La razón que usted expuso no ha sido comprobada, pues los datos de los estudios son inconsistentes; eso sí la mujer que la padece tendrá una recaída durante el embarazo)

  Todas estas muestras han aparecido en un solo boletín ¡no quisiera ver los otros! Olvida usted por completo el respeto al público lector, ese que desea un trabajo sofisticado, legible, con sólidos argumentos y sin tantos errores.

  “El periodista ha de saber, desde la nube hasta el microbio”, dijo José Martí. Usted, Tur Valladares solo ve las nubes, no desea buscar en el mismísimo microbio.

  Nace del alma esta labor, para ella hay que tener madera y espíritu. La crítica, si se hace con responsabilidad, es necesaria. Y debemos contribuir con ella a mejorar la sociedad, no a sacar beneficios propios. La prensa ayuda a la reflexión, orientación y educación de una nación. A usted le faltan una correcta reflexión, mucha orientación y una clara educación.

 

Nota: Pude apreciar cómo, cuando hacía referencias a mi persona, utilizaba mi segundo apellido: Nodarse, del cual me siento muy orgullosa, pues corresponde a mi madre, extraordinaria mujer. Pero, y para “por si las moscas”, no tengo ni un solo pariente, ni siquiera lejano, en la región central del país. Mis orígenes provienen de otras partes de la Isla de Cuba.

 

 

22/03/2014 07:27. Mercedes Caro Nodarse #. Noticias

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





...

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris